407-487-4558

Llámenos para su consulta

Facebook

Search
Menu

Pedir asilo en estos momentos es difícil pero Martinez Manglardi está dispuesto a luchar de su lado

Para mediados del año 2018 existían más de 700 mil casos pendientes en las cortes migratorias de Estados Unidos. Esa cifra ha aumentado debido a que no existe el número necesario de jueces que traten estos casos, esto ha ampliado el tiempo de espera para casos de asilo y migratorios de otro tipo, que, a veces tardan hasta dos años, para una toma de decisión.

Un equipo de abogado de asilo político que realmente conozca la situación, cómo es de la firma Martinez Manglardi podrá encaminarlos en esta difícil situación que es complicada ya que La Asociación Nacional de Jueces de Inmigración (NAIJ) informó que un 75% de los jueces de inmigración no están atendiendo sino casos puntuales como son los de inmigrantes que se encuentren detenidos. Por supuesto, esta situación retrasa otros procedimientos.

El estado norteamericano puede darle refugio o asilo político a personas que demuestren que son perseguidas en sus países de origen, dentro de este esquema no están contempladas las dificultades económicas como razón suficiente para que una  persona solicite el estatus de asilado o refugiado.

Para pedir asilo, la persona debe hallarse en el territorio de EE.UU. y solicitar entonces el asilo siempre que cumplan con las características que contempla  la ley y no se les haya prohibido por ley solicitarlo o se les haya concedido el asilo. Nuestra firma y su equipo de abogados de asilo político Martinez Manglardi los conducirá en la búsqueda de que su caso sea resuelto lo más rápido y eficientemente posible.

El asilo se solicita en un punto de entrada como puede ser un aeropuerto, un puerto marítimo o una frontera terrestre ante un oficial de inmigración, o sí ya se encuentra dentro del territorio. En este caso, la petición debe presentarse dentro del año siguiente a haber llegado al país. Existen excepciones cuando las circunstancias en el país de origen cambian dramáticamente; la firma Martinez Manglardi conoce perfectamente cuáles son esas excepciones y sí usted o alguna persona de su familia están incluidos en las mismas.

 

La firma Martinez Manglardi estarás a su lado para conducir por buen camino su condición de peticionario de asilo.

Entre quienes pueden pedir asilo al estado norteamericano, están aquellos extranjeros que no pueden o no desean regresar a su país de origen porque han sido perseguidos, por razones de su raza, su religión, su nacionalidad. De igual forma se considera a las personas que pertenecen a un grupo social señalado, o perseguido por determinada condición personal, como por ejemplo ser gays, lesbianas o transexuales. Una de las personas que más piden asilo son ciudadanos perseguidos por su opinión política, condición que está contemplada dentro del status para pedir asilo. Dentro de estas posibilidades también se incluyen a ciudadanas que han sido obligadas a ser esterilizadas o realizarse un aborto, o sufrir persecución por haberse negado a realizarselo.

Existen excepciones muy limitadas y establecida por el Presidente, para ser aceptado como refugiado estando dentro de su nación de origen. Por ejemplo, en la actualidad sólo pueden solicitar el estatus de refugiado desde dentro de su propio país los cubanos, los ciudadanos de países que formaron parte de la Unión Soviética e Irak. Son circunstancias muy excepcionales y en inglés son denominadas in-country processing.

Al inicio de cada año fiscal se fija un número máximo de personas a las que se les puede conceder estos dos estatus. En la actualidad se están concediendo más peticiones de refugiados que de asilados. Nuestra firma, Martinez Manglardi está atenta a esta situación: nuestros abogados son especialistas y están en contacto permanente con la información que se debe manejar adecuadamente para conducir los casos de asilo político en la dirección adecuada.

Hay que tener en cuenta que además del número máximo de solicitudes que pueden ser aprobadas por año existe un límite añadido de cuantas peticiones se pueden conceder por la región donde está ubicada la nación del peticionario. En la actualidad los cupos mayores están reconocidos para el Medio Oriente y el sudeste asiático. A América Latina le corresponde un máximo de 5,500 peticiones del total de las concedidas por año. Es posible que su caso esté dentro del marco de este número de peticiones y nuestra firma, Martinez Manglardi, así se lo lo informará.

Es interesante saber que existen nacionalidades que obtienen estas condiciones de protección a los perseguidos, por el sólo hecho de ser de esos países, por ejemplo: tres de cada cuatro peticiones de refugiado se aprueban a ciudadanos de Birmania, Bután e Iraq.

Por otro lado, el listado de países de origen de las personas que ganan la condición de asilado es muy diferente. En primer lugar figura Chinaque se lleva aproximadamente la mitad de todas las solicitudes aprobadas.

Existe confusión entre lo que es un refugiado o la persona que pide el asilo. Es lógica la confusión debido que en ambos casos las personas que necesitan del refugio o el asilo es porque su vida o su libertad están amenazadas en su nación de origen. Existe esta confusión ya que tanto con el asilo como con el estatus de refugiado se protege a la misma clase de personas pero la forma cómo se tramita la petición es diferenteLa solicitud de refugiado se realiza fuera de Estados Unidos y es fundamental tener referencias de determinadas ONGs, del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados o de una Embajada americana. Luego de obtener una de estas referencias, se inicia la tramitación. Por el contrario, la persona que desean pedir asilo político tiene que estar dentro del territorio de los Estados Unidos y desde allí se establece su condición para pedir el correspondiente asilo

 

Si usted está en la búsqueda de conseguir un asilo, cuente con un equipo especializado de abogados en la materia, como lo es nuestra firma, Martinez Manglardi que conducirá su caso con la mejor disposición y con el conocimiento necesario para llegar a una buena conclusión.